La Caída y el Rescate del Amor Novela

Capítulo 1907



Capítulo 1907

Capítulo 1907

Todo el mundo tiene su lado curioso y Olivia no era la excepción.

Sobre todo porque conociendo a Ginés como lo conocía, que él se pusiera a repartir golpes era

bastante

inusual.

Más aun tratándose de una mujer y no de cualquier mujer, sino de Celina, a quien normalmente

colmaba de mimos.

Así que, ella tenía aún más razón para estar curiosa.

“¿En serio? ¿Ginés le pegó a alguien?”

“Te lo juro, lo vi con mis propios ojos. Justo en la entrada sur de la universidad, Ginés llegó en su

coche, no habló mucho con Celina y ¡paf! le soltó la cachetada. No viste la cara de Ginés, parecía de

otro mundo.”

El otro negó con la cabeza, estremeciéndose, “Cuando Olivia y él terminaron, nunca lo vi con una cara

así.”

“Claro, ¿quién se atrevería a ponerle mala cara a Olivia? Ni Ginés se atrevería a levantarle la mano.”

“Tienes razón.”

Los dos seguían cuchicheando. No hablaban alto, pero Olivia escuchó lo que

tenía que

escuchar.

Parece que no era mentira.

Pero así tuviera curiosidad, no era su lugar preguntar qué había pasado.

Algunos se acercaron a preguntarle por curiosidad, pero no tenía que pensar mucho, ella tampoco

sabía nada.

Quizás Ginés eventualmente le contaría qué fue lo que pasó.

Pero tal vez estaba esperando demasiado.

Ese hombre que, sin importar cuánto la molestara, se las arreglaba para estar siempre a su tenía un

rato libre, no apareció en todo el día.

De hecho, no se dejó ver durante toda la semana siguiente,

Ella se sentía algo molesta, pero no podía dejarse llevar por sus emociones en ese momento.

Entre la graduación y la búsqueda de empleo, no tenía mucho en qué pensar.

Quizás ayudaría a Félix, pero sabiendo cómo era él, probablemente no le dejaría hacer mucho.

Probablemente preferiría verla como una decoración en algún puesto de importancia.

De cualquier modo, no tenía grandes ambiciones por ahora.

En esos días, a diferencia de la ajetreada y estresada vida de los demás, parecía que ella vivía en un

mundo aparte.

Comiendo, bebiendo, leyendo un poco y lidiando con Ginés de cuando en cuando.

No obstante, su rutina se había visto interrumpida y le tomó un tiempo acostumbrarse.

do

Capitulo 1907

Jacinto se había incorporado antes a la empresa para ayudar a Félix con los negocios y estaba hasta

arriba de trabajo.

Llegaba todos los días cubierto de polvo, como si hubiera estado en el campo de batalla todo el día.

Cada vez que veía a Olivia relajada en casa, le daban ganas de protestar.

“¿No me digas que planeas quedarte así para siempre?”

Olivia, recostada perezosamente en el sofá, respondió: “¿Qué pasa? ¿Estás cansado de que viva

como mantenida después de solo unos días de trabajo?”

Jacinto levantó las manos en señal de rendición.

“Pero, ¿qué te pasa? Últimamente te veo tan desanimada. Antes no me parecías alguien sin

aspiraciones, pero ahora parece que estás contenta con quedarte en casa sin hacer nada.”

Olivia esbozó una sonrisa, “Tal vez simplemente no me conoces lo suficiente.”

Jacinto puso cara de disgusto: “¿Y Ginés? ¿Por qué no lo he visto rondándote últimamente?”

Olivia tenía un plato de frutas sobre sus rodillas y parecía desinteresada en la conversación, eligiendo

y comiendo las frutas de manera distraída.

Jacinto, cansado de su largo día, no insistió más, ya estaba acostumbrado a la actitud de Olivia

cuando se trataba de Ginés.

“Mejor me voy a cambiar de ropa. ¿No vas a ir a la universidad mañana?”

“No, tengo una cita mañana.”

Jacinto se detuvo en seco, luego soltó una risa, “¿Una cita? Aparte de Ginés, ¿con quién más podrías

tener una cita?”

Ella lo miró de reojo con desgano.

Jacinto sonrió con resignación y se fue.

Después de cenar, Jacinto pensó que probablemente no vería a Olivia hasta después de 24 horas

No era un chiste decir que era perezosa.

No era buena para nada excepto para comer, ser holgazana y dormir largas siestas; en eso, era

campeona.

Últimamente, nunca la había visto en la mesa del desayuno.

Para su sorpresa, al día siguiente, la vio salir de su habitación, ya vestida y lista para salir.

Él realmente se sentía asombrado y echó un vistazo afuera, “¿Ese sol está en el este ahora, verdad?

¿Será que me he confundido de tanto dormir y ya no distingo la mañana de la tarde?”

Olivia sabía que él estaba bromeando, le lanzó una mirada y tomó las llaves de su coche favorito

dirigiéndose hacia afuera.

“¿A dónde vas? ¿No desayunas?”

“Tengo una cita, comeré fuera.”

Félix tampoco insistió en preguntar sobre sus asuntos y al verla partir, no dijo mucho más.

El coche de Olivia finalmente se detuvo en el hospital de la ciudad P.

Capítulo 1907

A pesar de ser un hospital reconocido en la ciudad, el nivel de atención médica y las instalaciones no

eran tan buenos como en el Hospital Universitario Afiliado a la Universidad San Rajoy.

Olivia no eligió el afiliado a la Universidad San Rajoy porque era probable que se encontrara con gente

que la conociera.

Después de aparcar en el estacionamiento subterráneo, tomó el elevador hacia arriba.

Todavía estaba a tiempo, probablemente tendría que esperar un poco más.

Se pasó la mano por el cabello al mirar su reflejo en el espejo del elevador, tiró de su labio y puso su

mano sobre su vientre acariciándolo suavemente.

El mes pasado no le vino la regla y empezó a sospechar que algo no andaba bien, pero esperó unos

días antes de hacerse el chequeo y los resultados no fueron sorprendentes.

Efectivamente, había una nueva vida creciendo dentro de ella.

Para ajustar el ciclo de chequeos, habían pasado dos semanas desde la última vez.

No había compartido la noticia con Ginés todavía, porque sentía que, por ahora, él realmente no

merecía saber sobre esta sorpresa.

Últimamente, había oído poco sobre Celina, evidentemente él la había elegido a ella sobre Celina.

Aunque pudiera parecer algo malo, Olivia sentía que ninguna mujer permitiría la existencia de alguien

como Celina.

Aparte de no tener claro lo de Celina, Ginés tenía otras cualidades que lo hacían destacar, y su actitud

reciente era evidente; últimamente la había estado buscando con insistencia, cumpliendo el dicho de

“la mujer teme al hombre insistente”. Sus antiguos problemas con él comenzaban a desvanecerse.

Había pensado en encontrar un momento adecuado para decirle e incluso había considerado la idea

de pedirle que la acompañara a este chequeo.

Pero entonces Celina apareció de nuevo y Ginés había estado ausente durante más de una semana.

Ella perdió su oportunidad y no podía culpar a nadie más que a sí misma.

Sin embargo, tenía que decirle eventualmente.

Después de pensarlo, decidió dejar de lado su orgullo y llamarlo.

El teléfono sonó durante varios segundos antes de ser contestado, “¿Olivia?”

La voz de Ginés sonaba claramente sorprendida.

Jugando con su cabello, respondió con un incómodo “Sí”.

“¿Estás ocupado ahora? Tengo algo que decirte, ¿podemos encontrarnos?”

Hubo una pausa antes de que Ginés respondiera, “¿Ahora?”

“Sí”.

“¿Es algo urgente?”

El rostro de Olivia se ensombreció, “¿Si no es urgente no puedo verte? ¡Solo responde si tienes

tiempo o no, si no, olvídalo!”

Ginés tardó un momento antes de hablar de nuevo, “Iré a verte en un rato”.

2/7

12:55

Capitulo 1907

Olivia colgó sin más.

Las cosas pueden pasar una o dos veces, pero no tres o cuatro.

El elevador llegó al primer piso y para llegar al departamento de obstetricia tenía que pasar por el

vestíbulo.

Tirando su teléfono en su bolso, se dirigió directamente hacia el departamento de obstetricia.

Sin embargo, apenas puso un pie en la zona de obstetricia, se detuvo en seco.

Había mucha gente que había ido a hacerse chequeos esa mañana, pero ella reconoció

inmediatamente esa figura destacada entre la multitud, con un rostro inexpresivo y sosteniendo un

papel en su mano, a su lado había una mujer delgada vestida con ropa de hospital.

Ella conocía muy bien a esas dos personas.

El hombre era Ginés, quien acababa de decirle por teléfono que no podía encontrar tiempo de

inmediato y que la vería más tarde.

La mujer era Celina, a quien él había abofeteado fuertemente en la escuela no hace mucho tiempo.

Su mirada pasó por la puerta de la que acababan de salir.

Solo así, Olivia sintió que no había vivido en vano en esta vida, ya que tenía que experimentar todo

tipo

de situaciones.

Incluso este escándalo impactante que estaba cayendo sobre su cabeza.

Parece que Ginés sintió su mirada, frunció el ceño y levantó la vista, su mirada se encontró con la de

Olivia y su expresión se congeló instantáneamente.

Él giró la cabeza para mirar a Celina que estaba a su lado, su expresión era aún más severa, y con

pasos firmes se dirigió hacia ella.

Frunciendo el ceño, agarró su brazo y lo examinó, “¿Qué haces aquí? ¿Te sientes mal?”

Olivia no dijo nada, solo le quitó con indiferencia la hoja que sostenía en las manos.

Ginés no estaba preparado para su reacción.

Olivia echó un vistazo rápido al papel y era evidente que era un resultado de una prueba de

El nombre de Celina estaba escrito claramente en él.

No se detuvo a mirar los demás datos, no era su especialidad y tampoco entendía mucho.

Pero eso era suficiente.

Le pasó la prueba de embarazo a Ginés y miró sonriendo a Celina, cuyo rostro se había vuelto aún

pálido que antes.

“¿Embarazada, eh?”

Celina se mordió el labio.

Miró a Ginés y luego bajó la vista.

Olivia sonrió, “Escuché que le diste una bofetada en la escuela, me pregunté qué había pasado, pero

parece que fue por esto.”

Ginés la atrajo hacia él un poco más, “¿Qué te pasa? ¿Por qué estarías…?” De repente se detuvo, su

12:55

Capítulo 1907

mirada barrió el vientre de Olivia y con sorpresa la miró, “La llamada que me hiciste fue porque…”

“Escuché que estabas aquí acompañando a una mujer a su chequeo prenatal, me dio curiosidad y

vine

a ver.”

Olivia lo interrumpió en voz alta, también rompiendo cualquier expectativa que pudiese tener.

¿Expectativas?

¿Qué derecho tenía él?

“¿De cuántos meses está?” preguntó de nuevo, Celina bajó la cabeza sin hablar, así que tuvo que

mirar a

Ginés.

Él apretó los labios, “Cuarenta días.”

Olivia asintió, entendiendo completamente.

“¿De quién es?”

“…” Ginés no dijo más.

Celina se acercó, con una expresión algo agitada, “No es lo que piensas, ¡no es de Ginés!” novelbin

Ella la miró con indiferencia, “¿Entonces de quién es?”

El rostro de Celina se volvió aún más pálido, “No… no sé… definitivamente no es de Ginés…”

Olivia la miró fijamente con los ojos entrecerrados.

Sin embargo, Ginés extendió la mano para proteger a Celina detrás de él.

Ella sonrió de nuevo, “Entonces, ¿has estado ausente toda la semana solo porque Celina quedó

embarazada de repente? ¿Es normal que alguien tenga que cuidarla de cerca porque está

embarazada?”

Ginés sujetó su muñeca, “El caso de Celina es un poco especial, yo…”

“¡Ginés!”

La voz aguda de Celina lo interrumpió de repente.

Él frunció el ceño.

Celina se acercó temblando, y dijo: “Solo estaba muy asustada, no tenía a nadie en quien confia que

Ginés me estaba acompañando porque tenía que hacerlo. Si eso te molesta, me disculpo co

Olivia se quedó callada, el aire alrededor parecía congelarse.

Incluso la gente que iba y venía podía sentir fácilmente la tensión entre los tres y miraban con

curiosidad.

En estos tiempos, parecía que cualquier tipo de drama podía ocurrir.

Después de un rato, Olívia volvió a hablar, repitiendo la pregunta que había hecho antes:

“La respuesta de antes suena como si estuvieras tratando de ocultar algo. ¿De quién es el niño que

llevas dentro?”

Al ver que Celina iba a negarlo de nuevo instintivamente, continuó: “¿No te parece ridículo no saber la

respuesta? Eres muy joven, ¿cómo puedes ser tan irresponsable que ni siquiera sabes quién es el

padre de tu hijo?”

12-55

Capitulo 1907

Celina volvió a morderse el labio, pero su mirada estaba fija en Ginés, como si quisiera hablar pero

tuviera miedo y estuviera insegura.

Olivia rio, así que ¿le había dado una respuesta después de todo?

La gente a su alrededor murmuraba entre sí y Ginés se acercó para tomar la mano de Olivia, “Hay

demasiada gente aquí, hablemos en otro lugar.”

Ella retiró su mano, retrocedió dos pasos y levantó la mano para detener a Ginés que se acercaba de

nuevo.

“No sabes de quién es el niño, así que permíteme cambiar la pregunta, ¿podría ser tuyo?”

La expresión de Ginés se heló al instante, “¿Qué estás insinuando?”

“Ginés, yo…”

La voz de Celina sonó de repente, algo no parecía estar bien.

Olivia se volvió hacia ella, de repente, Celina se llevó una mano al pecho y se desplomó.

Ginés estaba justo a su lado cuando todo ocurrió. Reaccionó al instante, levantando a Celina en

brazos casi sin pensar.

A su alrededor reinaba el caos.

Murmuraciones de curiosidad y asombro no cesaban.

Olivia miró con los ojos bien ab

cómo Ginés, con una tensión evidente en su rostro, recogió a

Celina en el momento en que se desplomaba y sin detenerse ni un segundo, la llevó rápidamente lejos

de allí.

Sus pasos, apresurados a la vista de Olivia, marcaban la urgencia del momento.

Ella no los siguió.

Con los pies como si estuvieran arraigados al suelo, permaneció inmóvil, sintiéndose completamente

fría y entumecida.

Los espectadores alrededor, al ver a un hombre llevándose a una mujer en brazos y luego a parada

allí, pálida, no pudieron ocultar la piedad en sus miradas.

Incluso una persona de más edad se acercó para consolarla.

“Niña, no te aflijas tanto, el hombre ese ya hizo su elección. No vale la pena llorar por alguien al

¿acaso no hay montones de hombres en este mundo?”

“¿La otra chica está embarazada, verdad? Si hasta la acompañó a su chequeo prenatal. Él está m

preocupado por ella, por más que insistas, no lo vas a recuperar. Mejor suéltalo y sigue adelante, te

queda mucha vida por delante.”

“¡Ay, qué hombre más guapo, pero qué manera tan baja de actuar!”

Olivia no mostraba reacción alguna.

Al ver que ella parecía no escuchar, la gente dejó de intentar hablar con ella.

Fue solo cuando una enfermera salió de la oficina y llamó a “Olivia” que ella mostró alguna señal de

vida.

Todos observaron cómo, con expresión neutra, entró al cuarto de exámenes al lado y la sala de espera

se llenó de nuevo de murmullos y conjeturas.


Tip: You can use left, right, A and D keyboard keys to browse between chapters.